Consejos Útiles para Evitar los Saludos Incomodos de su Perro

perro-saltando-sobre-persona

Casi todos los perros se alteran cuando llegan visitas, pero algunos se exceden un tanto: corren en círculos, ladran hasta enloquecer o saltan tan alto como pueden y se avalanzan sobre los recién llegados, llenándoles las chaquetas y faldas de huellas. Incluso a los amantes de los perros no les gusta que les saluden tan efusivamente y les resulta violenta la intrusión de un hocico inquisidor en lugares embarazosos.

Aparte de la hora del paseo y de la comida, los días de los perros no son muy emocionantes, por ello no resulta sorprendente que se emocionen cuando llegan visitas y les alegran la vida. Es fácil educar a un cachorro a que salude con decoro, pero es más difícil enseñar a un perro adulto a comportarse con seriedad. Generalmente, estos enérgicos saludos responden a algo. He aquí una lista de posibles motivos.

Así soy yo.

Para las personas, el saludo más desagradable de un perro es que olfatee alguna zona íntima. Pero, entre perros, este es el modo más sencillo de hacer las cosas y no entienden por qué a la gente les incomoda tanto. “Ésta es la típica situación en la que los perros y las personas nunca estarán de acuerdo, si no se los educa’, comenta Kovary.

“Nunca permita que su perro acerque el olfato a la entrepierna de las personas.” Cada vez que tenga intención de hacerlo, ordénele que se aparte con un “fuera” o “no”. “Una vez el perro se haya calmado y esté tranquilamente sentado, déjele satisfacer su curiosidad olfateando las manos de los invitados”, explica Kovary.

No sé qué pensar.

“Los perros tienden a alterarse cuando no saben qué pensar de los invitados”, comenta Kovary. Por un lado, están contentos y deseosos de saludar al recién llegado, pero, por el otro, se plantean cómo se integrará esa persona en el grupo y no saben cómo responder. Así que lo que hacen es desplegar una serie de comportamientos, como saltar o ladrar, para “comprobar” cuál es la reacción de la persona ante ellos.

Una solución fácil es distraer a su perro en cuanto lleguen los invitados. Un modo sencillo de hacerlo consiste en obligarle a tumbarse. Con ello, conseguirá que el animal centre la atención en usted y no en los recién llegados. “Cuando haga lo que le ordena, recompénselo”, añade Kovary. De esta manera, su perro no tardará en aprender que, si actúa con calma y cumple sus órdenes, conseguirá algo bueno para comer. Por supuesto, esto hará que su perro se alegre aún más con la llegada de las visitas, pero también sabrá que los saludos comedidos conllevan mejores recompensas que los saltos bravucones.

Algunos perros captan el mensaje rápidamente, mientras que otros tardan un poco más. Thomas recomienda atar a los perros una correa de dos metros antes de que se presenten las visitas. A medida que vayan llegando, vaya enrollándose la correa en la mano. “De este modo, el perro no tendrá suficiente correa para poder levantar las patas a más de un metro del suelo”, explica Thomas. “Además, así evitará el riesgo de que empiece a saltar y a olisquear a sus invitados.”
Controlar los saludos conflictivos puede resultar incómodo porque no puede hacerse en privado. Deberá acostumbrarse a adiestrar a su perro mientras atiende a sus invitados. Pero este pequeño inconveniente social se verá recompensado rápidamente, en especial si pide a sus invitados que le ayuden. “Deje una bolsa de comida en la entrada con un letrero que diga: Dale una golosina a nuestro perro, pero sólo si está sentado cuando entres, sugiere Thomas. A la mayoría de personas les encanta colaborar y su perro aprenderá más rápidamente cuantas más personas participen.

Ver los 10  problemas mas frecuentes que se producen por falta de comunicación

Fuente: El lenguaje canino; Matthew Hoffman

Escrito por Aperrados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *