fbpx

Como Disminuir la Ansiedad por Separación de un Perro

Perro con ansiedad por separacion

La relación emotiva que los perros entablan con sus dueños puede ser muy intensa. Les siguen por toda la casa, duermen en el suelo al pie de sus camas y les miran inquietos cuando salen por la puerta sin ellos. La profundidad de esta devoción es maravillosa: es una de las razones por la que las personas quieren tanto a los perros. Pero para algunos, el cariño es tan intenso que no soportan no ver a sus dueños y enloquecen un poco siempre que se quedan solos. Los expertos denominan este sentimiento como “ansiedad por separación”.

Cuando los propietarios salen de casa, los perros que sufren esta ansiedad hacen todo lo posible para luchar contra su miedo. «Por desgracia, su manera de hacerlo implica cosas como ladrar sin cesar, destrozar zapatos, muebles y otras pertenencias, o saltar vallas o ventanas», explica Steven Appelbaum, psicólogo canino de Northridge, California.

Al igual que nosotros, los perros son animales sociables. «Para ellos es estresante separarse de otras criaturas», dice Patricia McConnell, psicóloga canina de Black Earth, Wisconsin. Por supuesto, la mayoría hace frente al estrés de formas más tranquilas y menos destructivas, por lo general durmiendo o jugando con sus juguetes. Pero para los perros que sufren esta inquietud -que no se acostumbraron a estar solos cuando eran pequeños o sufrieron alguna experiencia traumática- dormir no es una opción. Lo que quieren es acabar con su miedo y tener a su dueño en casa.

«No sirve de nada castigar a los perros que sufren de este problema», dice Appelbaum. En lugar de eso, enséñele que estar solo no significa ser abandonado.

Consejos para terminar con la Ansiedad por separación.

Olvídese de las despedidas cariñosas.

Cuando sabe que su perro está asustado, cuesta mucho salir de casa sin despedirse de forma emotiva o volver a casa y no saludarle eufóricamente. «Pero no es una buena idea montar un numerito al entrar o salir», dice Appelbaum. Eso sólo sirve para que su perro conceda demasiada importancia a sus idas y venidas, cuando lo que usted quiere es que le resulten de lo más normal. Es mejor ignorar a su perro unos 10 minutos antes de salir o después de entrar en casa. Si ve que usted no está desconcertado, es más proba¬ble que siga su ejemplo.

Manténgalo ocupado.

Encuentre una manera de que olvide su miedo. «Una de las mejores formas de conseguirlo es dejarle muchos juguetes cuando se vaya», aconseja la doctora McConnell. Por ejemplo, un hueso o una caracola con huecos, en cuyas cavidades se pueda poner queso o mantequilla. La mayoría de los perros pasan horas tratando de hacerse con las golosinas.

Otra forma de mantener su mente ocupada es jugar a la caza del tesoro. Esconda parte de su comida por la casa, en lugares que pueda alcanzar, pero que deba buscar, como detrás de una silla o debajo de una revista. Su olfato le permitirá saber que algo especial va a suceder. Hágalo al mismo tiempo que comience a hacer señas que le indiquen que se va, como buscar las llaves o dirigirse hacia la puerta. No salga de casa las primeras veces que organice este juego hasta que no muestre estar tranquilo cuando le haga signos para mostrarle que se va. Con el tiempo llegará a asociar su partida con la diversión, o al menos no estará molesto cuando se vaya. En lugar de eso, está ocupado en la caza y no se mostrará tan inquieto.

Mímelo menos.

«No hay nada malo en prestarle muchas atenciones, pero no debe excederse si su perro ya es inquieto de por sí», dice la doctora McConnell. Si le presta demasiadas atenciones, suplicará su compañía aún más, lo que puede causar problemas cuando usted no esté. Consiga que no pase todo el tiempo a sus pies o detrás de usted y no le preste atención simplemente porque esté cerca. Debe aprobar sus atenciones, pero no enloquecer cuando no las reciba.

Consiga que se canse.

Los perros que están cansados suelen ser menos miedosos, por lo que vale la pena conseguir que se agote antes de irse de casa. «El ejercicio es un sedante maravilloso”, aconseja la doctora McConnell.

Encuéntrele un amigo.

Algunos perros nunca se acaban de acostumbrar a estar solos. Si no puede quedarse en casa durante el día, contrate a un cuidador para que vaya una vez al día. «O apúntelo a una guardería canina, donde disfrutará de compañía» dice Appelbaum. Aunque no será la compañía que él desee, es decir usted, lo mantendrá ocupado.

Consulte a los expertos.

Si ninguna técnica surte efecto, solicite la ayuda profesional de un adiestrador de animales. Consiga que su veterinario le haga un chequeo para comprobar que el estrés no se debe a un dolor o una enfermedad. También puede aumentar su auto-confianza dándole clases de obediencia.

Fuente: El Veterinario en Casa; Matthew Hoffman

2 comentarios en “Como Disminuir la Ansiedad por Separación de un Perro”

  1. TENEMOS EN CASA UN PERRITO DE 8 MESES, ES UN COKER CRUZA CON BRETON, Y CADA VEZ QUE QUEDA SOLO SE LE DA POR HACER PIS EN LA CAMA. ¿ES COMUN ESTA REACCION, QUE ES LO QUE SE PUEDE HACER PARA CAMBIAR ESA ACTITUD? A MI ME ANGUSTIA MUCHO ESA ACTITUD. TENGO QUE ACLARAR QUE ESTA DEMASIADO CONSENTIDO POR MI. LES DEJO UN BESO Y ME GUSTARIA QUE ME ACLARE ESTA DUDA.

  2. tengo un perro cooker de 9 meses, es hembra , muy juguetona , y muy noble quiere mucho a los niños, pero quisiera saber como hago para que coma sus galletas cuando esta sola, espara que yo llegue ,para que coma, todo el dia no toca una galleta, esta flaquita, cuanto deberia pesar para su edad gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba